24/11/11

Carta de Agradecimiento

Cumple con la gratitud del peregrino, no olvidar nunca la fuente que apagó su sed, la palmera que le brindó frescor y sombra, y el dulce oasis donde vio abrirse un horizonte a su esperanza.
Manuel Ricardo Palma Soriano,
escritor y periodista peruano, nacido y muerto en Lima. (1833–1919).


Apreciados paisanos y paisanas.

Sirva esta reflexión del laureado escritor y periodista peruano para enmarcar el contenido de la presente carta de agradecimiento a todos aquellos que me brindaron su apoyo en las urnas el pasado 30 de octubre en una actividad proselitista que, verdaderamente, se convirtió en el dulce oasis donde vi abrirse un horizonte a mis esperanzas y anhelos de llegar, algún dia, a regir los destinos de nuestro amado municipio de Támesis.

Mi gratitud abarca todos los confines de nuestra geografía local, regional, nacional e internacional, pues desde los más remotos parajes del mundo llegaron voces de aliento para no desfallecer ni dar marcha atrás en nuestros propósitos de buscar un mejor futuro y una mejor calidad de vida para toda la ciudadanía tamesina, especialmente para nuestra juventud, nuestra niñez y las nuevas generaciones.

Mis sentimientos de gratitud y reconocimiento público se extienden, igualmente, a cada uno de los componentes de nuestro equipo de trabajo; a quienes ejercieron su capacidad de liderazgo durante el desarrollo de nuestra campaña Porque Támesis tiene que cambiar, y a todos los que creyeron en esta propuesta y comprendieron que el bien común prima por encima de los intereses personales, ya que su dedicación, sacrificio, entusiasmo, esfuerzo y perseverancia, constituyen uno de los mayores ejemplos de compromiso ciudadano logrados en la historia electoral tamesina, el cual es digno de ser tenido en cuenta para seguir construyendo entre todos nuestro futuro, siempre con la mirada puesta en un solo objetivo, armonizando nuestras metas, propósitos, sueños e ilusiones, hasta lograr una nueva alternativa de vida política, social, económica y cultural para nuestra población.

Gracias por todo lo que, conjuntamente, han hecho por mí en este año 2011. Gracias a los líderes de mi Partido Conservador y a los demás dirigentes de las diferentes corrientes políticas que se unieron a nuestra campaña: Partido Liberal Colombiano, Cambio Radical, Polo Democrático Alternativo, Partido Verde, Alianza Social Independiente y simpatizantes del Partido de la U. Gracias por ese cúmulo de votos que hoy me acreditan como Alcalde del Municipio y no como Mandatario selectivo de unos pocos. Gracias por soñar y hacer realidad ese sueño de creer y confiar que es posible tener un Támesis mejor desarrollado y de mejor convivencia comunitaria. Gracias por seguir creyendo con paciencia y por mantener siempre viva la esperanza de que pronto llegará un radiante amanecer que nos presagiará un mañana más promisorio, equitativo y justo para nuestra sociedad.

A quienes me brindaron su invaluable y significativo apoyo económico, a quienes me tendieron su mano amiga y comprensiva en la ruta del agreste camino hacia la victoria, a quienes marcharon leal y silenciosamente a mi lado y, muy especialmente, a mi íntimo círculo familiar que me ofreció todo el apoyo y comprensión para lograr el sueño de mi infancia, les prometo que esa confianza que depositaron en mí no será defraudada hasta donde mis capacidades físicas, intelectuales y morales lo permitan.

Finalmente, mil y mil gracias más, por permitirme ser el co-equipero de vuestros anhelos de cambio y progreso; por ayudarme a demostrarle a los incrédulos y pesimistas que sí se puede hacer política de una manera diferente, fraternalmente unidos sin rencores, sin resentimientos ni discordias absurdas; que cada día podemos ser mejores personas y que tenemos la capacidad de integrarnos socialmente, de trabajar coordinadamente para sacar adelante nuestra población y tratar de cruzar el túnel incierto de nuestro presente para alcanzar la radiante luz del futuro, con los pocos recursos que nos quedan: riquezas naturales que circundan nuestro entorno geográfico, el talento escondido de nuestra sociedad, el cual encontramos en todos los rincones del municipio y el tezón y calidad humana de un pueblo ansioso por rescatar de las ruinas del pasado, el modelo sociocultural que fuera orgullo de nuestros ancestros.